El Hotel El Molino fue construido sobre las ruinas de un antiguo molino de caña de azúcar que data del siglo XVIII, en el cual aún se conserva la chimenea o chacuaco original y la rueda hidraúlica auténtica del viejo Trapiche. Además, se le han incorporado elementos de confort y muebles construidos con madera de mezquite, misma que es de gran valor y tradición en la zona media.

Los ambientes han conservado su original arquitectura donde la piedra y la madera se combinan. La decoración está conformada por originales obras de arte de la región, mismos que se ponen a la venta para apoyar a los artistas y artesanos locales.

Cuenta con doce bellas y confortables habitaciones para descansar en un ambiente de campo, ofreciendo una experiencia particular a sus huéspedes quienes tendrán la sensación de vivir en una antigua casona de pueblo.

Brindamos a nuestros huéspedes un cálido clima de descanso, una cocina y un espacio apropiado para deleitarse con las comidas típicas de la región, con una personalizada y cordial atención. Además, podrá disfrutar de Masajes, Temazcal y sesiones de Yoga.

El Molino está diseñado para satisfacer las necesidades del turista nacional y extranjero en sus viajes de placer, de negocios, y eventos empresariales.